LETRAS

Año 2008 - Copyright Somos

Entre tu cielo y mi infierno


Camino entre la gente,

que por la niebla no me ve.

Sólo te llevo en mi piel.

Si estoy equivocado,

por lo que hice y voy a hacer.

Sos mi ausente amanecer.

Cuando el alba se haga gris,

va a saber el alma a donde ir.

Entre tu cielo y mi infierno.

Me enfrento a las alturas.

Pequeño el mundo ante mis pies.

Iba a saltar y la encontré.

Su vuelo se hace eterno.

Entre palomas va a caer.

La tengo y la vuelvo a perder.

Cuando el alba se haga gris,

va a saber el alma a donde ir.

Entre tu cielo y mi infierno.




Mi alma en vos


Años compartidos,

fuimos vos y yo.

Cruzando sonrisas y dolor.

Vivimos tantas cosas,

que en el tiempo quedarán,

intactas en mi.

Puedo ver.

Podés ver.

Se refleja mi alma en vos.

Se en que estás pensando,

cuando estoy con vos.

Leo tus miradas,

vos mi corazón.

Somos tan distintos

pero iguales a la vez.

Tu sangre corre en mi.

Puedo ver.

Podés ver.

Se refleja mi alma en vos.

Son distintos los caminos,

que vamos a seguir.

Dos personas un latido.

Unidos hasta el fin.

Los recuerdos que inventamos,

prometo compartir,

pensando en vos.

Puedo ver

Podés ver

Se refleja mi alma en vos.




Murciélagos


En la noche te encontré.

Vos buscabas libertad.

Yo también.

Me entregaste tu alma gris,

pero presa de otro amor,

que te hace bien.

Vas a ver en tu ventana,

murciélagos que te hagan recordar,

que sigo vivo y soy tu amor.

Me buscaste una vez más.

Te maté para olvidar,

después lloré.

Ahora miro el tiempo atrás.

Sólo hay niebla donde estás,

y me hace bien.

Vas a ver en tu ventana,

murciélagos que te hagan recordar,

que sigo vivo.

Sola en silencio,

vas a intentar morderme una vez más.

tu veneno es tu verdad.

En noches de eclipses,

de corazones muertos por amar,

llora el mío.

Vas a ver en tu ventana,

murciélagos que te hagan recordar,

que sigo vivo.

Sola en silencio,

vas a intentar morderme una vez más.

Tu veneno me va extrañar.




La última campana


Soy entrenador de un perdedor.

De un hombre que se sube al ring,

y no pelea por su vida.

Dicen que es mejor que los demás.

Que si quisiera él puede más.

Pero su engaño no lo deja.

La libertad,

la perdió en sus pensamientos.

La dignidad en el ring.

Al despertar,

de un mundo oscuro va a ser presa.

Una vez más.

Se que no vas a volver a caer,

sangrando en tus heridas.

Se que no vas a volver a ser un campeón.

Cuando la campana suena al fin.

Se desespera por subir,

para cumplir con su mentira.

Se que con mis esfuerzo es un campeón.

Pero esa no es su decisión.

Se gana el pan con sus caídas.

Soy entrenador de un perdedor.

De un hombre que se sube al ring

Y no pelea por su vida.

Dicen que es mejor que los demás.

Que si quisiera él puede más.

Pero su engaño no lo deja.

Se que no vas a volver a caer

sangrando en tus heridas.

Se que no vas a volver a ser un campeón.




El ciclo de la las sirenas


Hay rumores en el puerto,

que ellas viven bajo el mar.

Que hay veneno en sus labios si escapás.

Su perfume es el viento,

de la noche en soledad.

Tienen ojos de fuego, de cristal.

Va quedando el muelle en soledad.

Ya no hay luz de faros,

cuando lloran las sirenas en el mar.

Lágrimas que aumentan su caudal.

Barcos de la noche al temporal,

no vuelven más.

Nuevas viudas en el pueblo,

velan en la oscuridad.

Condenadas al duelo y a esperar.

Hay rumores en el puerto

que ellas tristes van al mar.

Que las viudas son sirenas sin piedad.




La noche del adiós


Antes del adiós suena el piano con tu voz.

No voy a llorar si el pasado ya no es hoy.

Perseguí hasta el fin el amor que se escapó.

Sin vivir, te perdí, en la noche del adiós.

Quiero que mi dios te acompañe si no estoy.

Yo voy a cargar con la cruz al resplandor.

Perseguí hasta el fin el amor que se escapó.

Sin vivir, te perdí, en la noche del adiós.

Vas a olvidar,

vas a enterrarme.

Y voy a despertar.

Para dejarte todas las noches, sola.

Y fría en la soledad.

Perseguí hasta el fin el amor que se escapó.

Sin vivir, te perdí, en la noche del adiós.

Te perdí.




Flores negras


Casi las cinco.

Algo es distinto.

El día es noche.

Llueve en mi balcón.

Cuando el silencio trae recuerdos,

dejo flores sin sentir dolor.

Flores negras.

Para un funeral.

Se quemarán las velas,

que van a llorar por ella.

Siempre tan fría,

luna de día.

Vuelvo a casa,

sin sentir dolor.

Suelto mis cuervos.

Siembro recuerdos.

Tengo adentro,

un jardín de flores negras.

Flores negras.

Para un funeral.

Se quemarán las velas,

que van a llorar por ella.




Corazón frágil


¿Cómo puedo ver el sol?

Si las nubes cubren lo que soy.

¿Cómo vuelvo a amanecer?

Si despierto en sueños.

Si no puedo entender.

A mi corazón frágil,

que se rompe en mil pedazos.

Corazón frágil.

Un invierno entre tus brazos.

Corazón frágil,

que llora por vos.

Es difícil entender.

Lo que cuesta no se puede ver.

Traicionando tu verdad,

te entregás en llanto,

y volvés a perdonar.

A mi corazón frágil,

que se rompe en mil pedazos.

Corazón frágil.

Un invierno entre tus brazos.

Corazón frágil.

Es mi corazón frágil.

Mi corazón frágil,

que llora por vos.

Frío entre los dos.

Siento que sos vos,

quien muere en mi.

Estás en mi,

estás en mi.

En mi corazón.




ángel de la oscuridad


Noches como ayer recuerdo todavía.

Parecías dormir de pie.

Cuando desperté tu piel estaba fría.

Se desvanece ante la luz.

Y te vas sin equipaje.

Volando alto desaparecés.

Ángel de la oscuridad,

contame a donde vas,

cuando sale el sol.

Ángel de la oscuridad

llevame a donde vas,

cuando sale el sol.

Difícil empezar de cero en esta vida.

Trato de encontrar, el fin.

Mirá lo que soy perdido en esta noche.

Veo tu sombra en la pared.

Y llegás sin equipaje,

vuelvo a verte y desaparecés

Ángel de la oscuridad,

contame a donde vas,

cuando sale el sol.

Ángel de la oscuridad

llevame a donde vas,

cuando sale el sol.

Me siento solo.

Y en la noche el dolor,

se transforma en tu voz.

Sólo quiero volver a vivir.

A vivir, a vivir.




Bajo un sol negro


El amanecer será,

será el final,

de nuestro amor.

Morir en un sueño es despertar.

No llores más por mí.

Llueve en tus ojos negros.

Llueve sobre el mar.

Siento el final,

de un sueño real.

Sos mi último latido.

Sos mi corazón.

Mi soledad.

Mi vida y mi dios.

Mi fin,

bajo un sol negro.

Las Mariposas saben bien,

que un día alcanza,

para morir de amor.

La noche no frena el reloj.

Se que me voy sin vos.

Llueve en tus ojos negros.

Llueve sobre el mar.

Siento el final

de un sueño real.

Sos mi último latido.

Sos mi corazón.

Mi soledad

Mi vida y mi dios.

Mi fin,

bajo un sol negro.

Voy a despertar.

Llueve en tus ojos negros.

Llueve sobre el mar.

Siento el final

de un sueño real.

Sos mi último latido.

Sos mi corazón.

Mi soledad.

Mi vida y mi dios.

Mi último latido en tu corazón.

Al despertar,

me fuí,

bajo un sol negro.





  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon
  • White Twitter Icon

© 2017 SomoS - Nuestrosomos Águila Negra Estudio